HUELVA 2017-2018

Historia, Playas, Turismo, Recreativo, Fiestas Colombinas, Semana Santa Onubense y Romería del Rocío

Fiestas de la Virgen de la Cinta

ıllıllı Milagro del zapatero Juan Antonio (Virgen de la Cinta)


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Las decisiones relativas a la salud mental de los pacientes deben ser tomadas por profesionales de la salud acreditados y teniendo en cuenta las características individualizadas de cada paciente.


 


 

     
 

 

Milagro del zapatero J. A. (Virgen de la Cinta)

Sobre el año cuatrocientos un hombre llamado J. A., zapatero de profesión, viniendo de Gibraleón padeció un fuerte dolor en el costado, cayó al suelo y también invocando a M. Muy santa por su N. encontró un cinto en el suelo y atándoselo curó y prosiguió su paseo.

Cuando llegó a su casa se lo contó a su mujer y a un amigo pintor que tenía en casa recogido, de nombre P. P.. En acción de gracias, y edificando una pequeña capilla en el sitio del milagro, pintó una Señora sobre la pared de exactamente la misma sentada con el pequeño en su regazo desvisto con unos zapatitos; en recuerdo por los que el zapatero les obsequiaba a los pequeños pobres el día de Navidad, y con una Cinta en la mano recordando el milagro del dolor, con una Granada en la mano que representa todas y cada una de las virtudes que Dios puso en esa gran Señora.

En el siglo VIII, con la invasión musulmana, se ocultó la imagen derruyendo la capilla y tapandola entre malezas y un muro falso la imagen bendita.

Cara mil cuatrocientos, en el momento en que un pastor llamado F. P. traía a Huelva reses para lidiar, un toro bravo lo puso en riesgo y el pastor escalando sobre unas malezas que allá había se desmoronó una parte de un muro y quedó al descubierto la Muy santa Virgen, el pastor dio cuenta del milagro a las autoridades y cuando llegaron a sitio se hallaron al toro arrodillado frente a la imagen.

Al poco tiempo un onubense preso en tierras musulmanas, charlaba con la virgen invocando su libertad. Un musulmán al escucharlo, le preguntó al cautivo que con que mujer charlaba, a lo que respondió que era Nuestra Señora de la Cinta, que le salvaría llevándolo a su tierra.

El morisco lo echó sobre un arca, y lo subió a un navío, echó un gallo al que le corto el cuello. Lo cerró con unos pilares de mármol. Y le afirmó que cuando el gallo cantara la mujer con quien charlaba le salvaría. El morisco se quedó dormido y al despertarse escucho la gallo cantar y viéndose en tierra extraña vio una capillita con una imagen de la Virgen y sacando al cautivo le afirmó en tu tierra estamos y la Señora te ha salvado, el onubense dio cuenta a las autoridades.

Viendo el peligro que debía inundaciones se decidió trasladar el muro de la Virgen a la parte pero alta del cabezo, llevándola en procesión. Al llegar arriba se edificó un santuario en su honor y el morisco recibió las aguas del bautismo.

Esta devoción, y su santuario, asimismo está relacionada con el descubrimiento colombino en el sentido de formar una devoción bastante extendida entre la marinería de la zona.

Por otro lado el propio Cristobal Colón al encontrarse en una situación apurada el tres de marzo de mil cuatrocientos noventa y tres en su viaje de vuelta hizo promesa de peregrinar en camisa a este santuario y de esta forma lo cumplió el almirante a su regreso.

 

 

⌘ CANAL 02: FERIA Y FIESTAS DE LA VIRGEN DE LA CINTA (HUELVA)








Está aquí: Inicio > Fiestas de la Cinta > ıllıllı Milagro del zapatero Juan Antonio (Virgen de la Cinta)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información