HUELVA 2017-2018

Historia, Playas, Turismo, Recreativo, Fiestas Colombinas, Semana Santa Onubense y Romería del Rocío

Fiestas Colombinas de Huelva: programación, plano, conciertos, actuaciones, cartel, agenda, alumbrado, app, música, calendario, cantantes, horarios e itinerario.

Cartel Fiestas Colombinas 1983


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Las decisiones relativas a la salud mental de los pacientes deben ser tomadas por profesionales de la salud acreditados y teniendo en cuenta las características individualizadas de cada paciente.


 


 

     
 

Cartel Fiestas Colombinas 1983

Sobre el Cartel de las fiestas colombinas de 1983 y la evolución de los carteles por norma general.

El Cartel de las fiestas colombinas de 1983 de es un medio de la publicidad. Consiste en una laminilla de papel, cartón u otro material que se graba con algún tipo de mensaje visual (texto, imágenes y todo género de recursos gráficos) que sirve de noticia para difundir una información o promocionar un servicio, un acontecimiento, una reivindicación o cualquier tipo de causa.

Suelen ser parte de una campaña de publicidad más extensa. Si son de importante tamaño se denominan valla publicitaria.

En distribución, los carteles de las ferias colombinas de 1983 se colocan tanto en el interior de un lugar comercial como en su exterior o bien en el escaparate, con la intención de anunciar las fiestas y atracciones previstas en el año en curso.

Los carteles asimismo se utilizan para colocar el nombre de departamentos y secciones con el objetivo de orientar a la clientela. En los dos casos, suelen incluir el logotipo y los colores corporativos de la cadena de comercialización.

Los carteles se emplean en la mercadotecnia para divulgar y apoyar campañas comerciales dentro del establecimiento (como las rebajas o promoción de todo tipo).

Por norma general, se ponen pegados en las paredes, muebles o bien cabeceras de góndola, sobre pies metálicos o bien colgados del techo.

Los carteles asimismo sirven para anunciar espectáculos o acontecimientos culturales (conciertos, recitales, encuentros deportivos, películas de cartel cinematográfico, obras teatrales, ferias colombinas, exposiciones o bien cartel taurino.

En dichos casos, se encolan en las paredes de las construcciones donde van a tener sitio el acontecimiento u otros lugares de la urbe habilitados al efecto. (Recinto colombino)

Aparte de la cartelería promocional, existe una larga tradición de cartelería de publicidad política, que se usa con profusión durante las campañas electorales, donde impresos de todo tamaño (folletos, carteles y vallas publicitarias) divulgan las fotografías de los candidatos, el logo de los partidos y los eslóganes electorales.

El cartelismo político fue especialmente esencial en la primera mitad del siglo XX, sobre todo a lo largo del periodo de entreguerras (mil novecientos catorce-mil novecientos dieciocho). El cartelismo bélico fue muy empleado en ambas guerras mundiales.

Póster es una palabra española de origen inglés (poster, sin tilde), admitida en el DRAE como término para referirse a los carteles que han perdido su inicial función promocional para proporcionar únicamente como medio de expresión artístico.

Como cartel colombino, un póster está, diseñado para ser colocado en una pared o en una superficie vertical.

En él se incluyen imágenes de cualquier tipo (grabados, dibujos o pinturas de cualquier técnica, fotografías, etcétera), elementos gráficos y textos (cuya disposición y tipografía tienen una función esencial).

Principalmente son y han sido un medio de publicidad, protesta y para lanzar mensajes de todo tipo.
También son utilizados para reproducir obras artísticas, resultando en una forma económica de decoración, que convierte a las obras de arte más conocidas en objetos de consumo de masas. Otros sirven como recurso educativo en el entorno escolar.

Los carteles y pósteres viejos o bien creados por artistas de fama, alcanzan en el mercado altas cotizaciones, al ser de interés para el coleccionismo. Esto sirve para trabajos como descripciones de artistas famosos

La enorme revolución del cartelismo llegó con la aplicación de la litografía y la utilización del color, que permitieron ilustrar de un modo vibrante y con mayor impacto.

En la década de 1960, con el pop art, los movimientos contraculturales y juveniles, se utilizaron ampliamente los carteles y pósteres.

Desde la 1ºGM los carteles de reclutamiento y de publicidad política se volvieron muy frecuentes, y muchos persistieron en las conciencias de la nación, como el estadounidense I Want You (El Tío Sam te necesita), o el británico Loose Lips Sink Ships (Charlar sin cuidado hunde barcos), que advertía de los espías.

Los totalitarismos del periodo de entreguerras (Unión Soviética, Italia fascista, Alemania nazi) usaron el cartel como un medio eficaz de adoctrinamiento de las masas. La guerra civil española presenció una superación creativa de cartelistas en los dos bandos.

Las imágenes de pin-ups desconocidas o bien conocidas, como Betty Grable y Jane Russell, se reproducían incluso como decoración de bombas y aeroplanos a lo largo de la S. Guerra Mundial, con la intención de elevar la moral de los soldados.

Convertidas en pósteres (cheesecake poster o bien "póster de queso"), pasaron a ser un objeto de consumo adolescente en las décadas siguientes, si bien para la temporada de la Guerra de Vietnam ya había decaído su empleo bélico.

En su vertiente civil, vinculada al fenómeno fan, siguieron siendo comunes hasta la década de mil novecientos ochenta con las estrellas de la televisión estadounidense.

 
   
 




Está aquí: Inicio > Fiestas Colombinas > Cartel Fiestas Colombinas 1983

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información